Comenzando la conversa con una nueva amiga sobre Venezuela

Compartir es bueno...Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Email to someone
email

Por MaHe – 16 de Mayo, 2018

Quiero compartir este diálogo en forma de una pequeña entrevista que tuve recientemente con un nueva amiga. La conocí a través de otrx amigx maravillosx que sugirió conocernos vía internet y hablar un poco sobre algunas de las preguntas que ella tiene encuanto al contexto político, social, político, económico y cotidiano en la República Bolivariana de Venezuela.

Su nombre es Socorro Nieves, es estudiante de la Universidad de San Francisco de Quito (Ecuador) y en los Estados Unidos de América estudia leyes en Pitzer College, con el objetivo de convertirse en una abogada de inmigración.

Me gustó mucho tener esta entrevista / conversación con Socorro, sus preguntas son muy similares a las de muchas personas y sus preguntas también me llevaron a poder explicar algunas cosas que normalmente son más difíciles de profundizar en una primera conversa sobre el contexto de mi país. Aquí les dejo mis respuestas a sus inquietudes:

 

 

– ¿Puedes llevarme a través de un día en tu vida? (Lo que ves, haces, oyes, etc.)

Mis días están separados en actividades. Un día a la semana tengo clases en la universidad (la Universidad Bolivariana de Venezuela), los otros días trabajo, estudio, ando mi bicicleta, me pongo al día con mi familia, compro, etc.

Empecé a andar en bicicleta cuando comencé a ver que el transporte público no se iba a mantener estable. Esto es algo que muchas personas han comenzado a hacer, andar en bicicleta por la ciudad. Creo que esto es algo muy bueno pero el transporte público no debería ser tan malo tampoco.

Entonces, en la mañana, me levanto y voy directamente a tomar café. Vivo en una habitación que alquilo y la cocina es un espacio compartido. Digo buenos días a mis compas de casa, trato de ver algunas noticias para ver qué ha estado sucediendo. La información aquí viaja rápido, así que si que si hay algo grande pasando, la gente estará hablando de eso con seguridad.

Cuando compro comida, por ejemplo, la rutina es intentar encontrar un lugar que tenga los precios más decentes posibles. Una conversación diaria y muy frecuente es acerca de la velocidad en la que suben los precios en todo. A menudo las personas recuerdan como todo era muy barato y piensan en todo lo que podían hacer o comprar con su dinero anteriormente. También recuerdan con nostálgia sobre lo que no aprovecharon de comprar o hacer cuando podían con el dinero que tenían.

Los días aquí son más o menos iguales. Veo a lxs estudiantes yendo a la escuela temprano en la mañana, a las personas en la calle esperando a los autobuses para ir al trabajo, veo a gente caminando por mi calle. Durante el día escucho a mucha gente hablar sobre política libremente, esto es muy común y habitual en Venezuela.

También veo a mucha gente cansada de tener que aguantar muchas cosas. Esto es totalmente comprensible ya que la guerra no es fácil. La guerra no convencional que mi país ha experimentado es muy dura, es una guerra muy miserable e inhumana. La gente se agota, nosotrxs como personas hacemos todo lo posible para resistir la guerra, no solo como una forma de resistencia política, sino porque nos gusta vivir en paz y de la mejor manera posible. También veo gente llena de esperanza, esperando que la guerra termine o que la estrategia ofensiva del gobierno sea más fuerte y más efectiva.

 

– ¿Cuándo pudiste ver que ocurrían cambios?

En este país desde que Chávez asumió el poder en 1999, todo ha cambiado, se ha transformado constantemente. Mientras la Revolución Bolivariana se desarrollaba y se estaba formando, también lo estaban haciendo sus enemigos. Los enemigos no son nuevos para nosotrxs, son lxs descendientes de aquellxs que se opusieron al proyecto Bolivariano de “La Gran Colombia” dirigido por el propio Simón Bolívar.

No solo hubo cambios en infraestructura, leyes, economía, la educación, la vida política y los derechos sino que en prácticamente todo. Estos cambios nos llevaron a todxs nosotrxs, a lugares que nunca imaginamos. Como por ejemplo tener el lanzamiento de un  satélite venezolano propio hasta tener a más de 10 millones de personas en el sistema educativo.

Nuestra gente ha superado varios ataques que han sido financiado por el gobierno de Estados Unidos. Uno de los primeros fue el golpe de Estado de 2002, donde no solo se puso en peligro nuestra estabilidad política sino que el sector privado también eligió empezar a esconder el gas para cocinar, alimentos, gasolina/combustible para automóviles y otros vehículos. Otro cambio negativo que puedo destacar es el inicio de las organizaciones terroristas y los ataques terroristas en nuestro país. Estos sucesos son conocidos como “Guarimbas”. En la época de Guarimba y en los lugares donde tenían fuerza, tomaban las entradas y salidas en territorios haciendo imposible que la gente fuera a trabajar, a la escuela o simplemente que salieran a la calle de manera normal. Además, si te reconocian como Chavista o partidario de Chávez/Maduro, estos terroristas amenazaban con quemarte la casa, matarte a ti y a tu familia. Un escenario completamente diferente a nuestra vida cotidiana habitual.

En cuanto a lo económico, dado que la guerra no convencional ha empeorado en nuestro país como del año 2015 para acá, esto definitivamente ha tenido repercusiones en la economía de todxs nosotrxs. Todo esto teniendo en cuenta que, al final del día, los ricos tampoco se empobrecieron. La guerra no convencional también tiene un gran componente psicológico, donde pensamientos como “Venezuela es el peor país del mundo” / “Venezuela es una mierda” / “Venezuela no vale la pena” – se han posicionado en la mentalidad de nuestra juventud de manera muy fuerte.

Se podría decir que después del asesinato de Chávez la guerra ha empeorado y que a partir de ahí se pueden ver cambios económicos drásticos. Primero fue el ataque a los precios del petróleo, donde un barril pasó de 100 dólares a 30 dólares en un par de meses. El impacto de esto se puede medir si recordamos que nuestra economía es fundamentalmente dependiente de la venta del petróleo, esto ha sido así durante un poco más de 100 años más o menos. Entonces, se comenzó a ver como el sector privado volvía a esconder alimentos, cómo manipulaban libremente los precios de las cosas, cómo se empezaba a sentir realmente el contrabando hacía Colombia/Brasil y cómo el Gobierno no controlaba o detenía por completo estos fenómenos. Especialmente porque todo esto estaba sucediendo al mismo tiempo a gran escala y porque hay algunas personas en el gobierno que simplemente son corruptas y no les importaba ponerle un parado real a esto.

Pero como dice la sabia cultura asiática, la crisis también es una oportunidad. Otro cambio que comencé a ver son las cosas que algunas personas “agradecen la crisis”. Como mencioné antes, más personas montando sus bicicletas, personas cambiando sus hábitos alimenticios por otros más sanos con más vegetales y menos productos cárnicos, más personas que salen y buscan trabajo, más personas comienzan a producir bienes, alimentos y servicios, personas que cultivan alimentos nuevamente en sus jardines, casas y en sus comunidades, los trabajos viejos como reparar zapatos rotos tienen ahora nuevamente un mejor lugar en el sistema económico.

 

– ¿Crees que a lxs venezolanxs que van a otros países, como Ecuador, les cuesta adaptarse a esos nuevos lugares?

Creo que depende de qué tipo de venezolanxs estamos hablando. Si es unx venezolanx que va a otro país en un viaje político, para estudiar algo o simplemente para conocer un poco a ese país, pues no. Si es unx venezolanx que va a otro país simplemente a trabajar, lo más probable es que le resulte más difícil adaptarse. Si es unx venezolanx que va a otro país pensando que Venezuela es el peor país del mundo, entonces no creo que tenga dificultades para adaptarse en lo absoluto. En general, creo que lo que más impacta a lxs venezolanxs fuera de Venezuela es el clima, la comida, ser discriminadxs por nuestra nacionalidad y estar lejos de la familia.

 

– ¿Qué piensas que es para la gente que una vez tuvo una vida buena y estable estar en la pobreza? Tales como abogados

Bueno, el término pobreza puede ser debatido aquí. ¿Definiríamos a la pobreza como no tener la posibilidad de mantener un nivel de vida al que estabas acostumbradx? Porque me suena más a eso que a casos de “pobreza” realmente.

Para mí, estar en la pobreza es no tener cosas de lujo en tu casa, vivir en una rancho de zinc, no tener un automóvil, ni siquiera haber podido estudiar porque en vez de eso tendrías que trabajar sin opción. Eso suena más a estar en una situación de pobreza o pobreza extrema para mí.

Es bueno mencionar que muchas personas aquí estaban acostumbradas a no trabajar, muchxs jóvenes eran mantenidos por sus padres, madres, abuelxs, tíxs, entre otrxs porque el dinero rendía para cubrir todos los gastos con facilidad anteriormente. Creo que muchos profesionales vivieron y/o viven un estilo de vida de clase media-clase media alta y no mantener esto es lo que más les preocupa. Como por ejemplo, no poder comprar cosas por internet en dólares, no poder comprar los repuestos de automóviles baratos, no comer mucha carne todos los días, no comprar mucha pizza, no salir a comer mucho en la calle y cosas como estas.

Ahora, el otro gran golpe para todxs nosotrxs han sido los precios de los alimentos, esto también tiene mucho que ver con la cultura de lo que estábamos acostumbradxs a comprar y de cómo estábamos acostumbradox a comer. Hablo de hábitos alimenticios. Por ejemplo, como la mayoría de la gente solía hacer arepas con un producto llamado “harina p.a.n.” (harina de maíz precocida), cuando este producto lo comenzaron a esconder y a subir de precio, las personas comenzaron a sentir que no podían comer arepas. En la mente de muchas personas, las arepas se hacían con “harina p.a.n.” o no eran arepas. La verdad es que las arepas se pueden hacer de muchos otros ingredientes, como la yuca por ejemplo.

La guerra no es fácil, especialmente en el aspecto psicológico. Creo que muchas personas han aprendido a vivir de manera diferente, cambiando sus hábitos en muchos aspectos de la vida. Esto, por supuesto no es fácil para nadie.

Creo que tenemos que re-pensarnos como se ve esa calidad de vida estable para nosotrxs en el futuro. ¿Es depender de un producto en una tienda y de su precio para comer estabilidad? ¿Volver a consumir más alimentos producidos naturalmente más estable? Es un debate abierto.

 

– ¿Qué crees que se puede hacer para cambiar las circunstancias en Venezuela?

Primero, yo diría que debemos seguir haciendo frente y resistiendo a las amenazas que el gobierno de los Estados Unidos ejecuta contra nuestro país. ¡La guerra y el bloqueo económico deben cesar! Hacer que los EE.UU. Dejen de tener injerencia en nuestros asuntos internos sería perfecto pero todxs sabemos que eso no va a suceder lo suficientemente pronto, desafortunadamente.

El gobierno debe ser más duro en penalizar a las personas y organizaciones que violan nuestros derechos y afectan nuestra economía.

La tasa del dólar paralelo debe irse para siempre. Necesita desaparecer.

El gobierno necesita seguir apoyando cada vez más la iniciativa de lxs pequeñxs y medianox productorxs locales.

La gente aquí necesita dejar de vivir su vida a través del amor por las monedas extranjeras, como el dólar y el peso colombiano.

Necesitamos darnos cuenta y responsabilizar a nuestras autoridades locales para que mantengan la calidad de los servicios básicos de agua, luz, gas, aseo, transporte.

No debemos permitir que la guerra nos convierta en enemigxs de nuestrxs propixs vecinxs y de nuestra propia matria/patria, nuestra querida Venezuela.

Necesitamos producir más y más cosas, servicios, alimentos. Tomar los medios de producción como pueblo organizado.

Se puede hacer mucho más, podría haber un documento interminable con propuestas, pero esas cosas que siento son un poco las más sentidas para mí.

 

– ¿Puedes comparar cómo fue cuando Chávez era presidente y ahora con Maduro?

Creo que podríamos comparar muchas cosas, pero al mismo tiempo no, la verdad es que en estos momento son tiempos diferentes, circunstancias diferentes, incluso en el juego geopolítico.

Chávez ha sido uno de los mejores, sino el mejor presidente que ha tenido nuestro país. Pudo no solamente elevar la calidad de vida de nuestro país, sino de toda una región (América del Sur y el Caribe). Tuvimos un fuerte bloque lleno de poder y todxs nos respaldamos mutuamente contra las amenazas de los Estados Unidos. Estoy hablando de Uruguay, Bolivia, Ecuador, Paraguay, Brasil, Argentina, Honduras, Nicaragua, Cuba y otros países del Caribe. Esto nos ayudaba a mantener una estabilidad económica en la región basada en la cooperación mutua junto a la cooperación con China y Rusia.

Entonces, por supuesto, las condiciones de vida eran otras, completamente diferentes. Después de haber perdido Brasil, Ecuador, Paraguay, Honduras y Argentina, ha sido un gran golpe para todxs nosotrxs porque las cosas cambian. Por ejemplo, solíamos importar carne de Argentina y Brasil a buenos precios y precios estables para las gente pero eso no está sucediendo ahora. Al mismo tiempo, Estados Unidos ha financiado la mayor ola de actos terroristas que nuestro país había visto en mucho tiempo. Entonces el bloqueo económico se hizo más severo. Los precios del petróleo bajaron. El ataque a través de Colombia a el Bolívar, nuestra moneda nacional.

Y, por supuesto, cuando hay estabilidad económica las cosas son diferentes. Las tasas de criminalidad disminuyen, más personas acuden a la educación universitaria, los servicios básicos – como el transporte público – son más eficientes, los precios de los alimentos son más estables.

La gente a veces no se da cuenta de que Chávez era mucho más que un presidente o un líder político. Era un maestro, un hermano, un padre, un abuelo, un compañero, un amigo, una mujer, un estudiante, un partidario de las luchas de las bases del pueblo, una fuente de energía infinita, un guía, era amor, fuerza, tantas cosas para todxs nosotrxs. Incluso para la gente de la oposición. Me atrevo a decir que todxs lo extrañamos en este momento, cada unx de nosotrxs.

Hemos tenido que aprender en el camino, en la marcha con Maduro. Hemos tenido que llegar a conocerlo, como una persona aparte de Chávez. No ha sido fácil, durante 14 años estábamos acostumbradxs al Presidente Chávez  y luego repentinamente tuvimos que cambiar de Presidente. Difícil cuando la mayoría de lxs venezolanxs nunca quisieron que Chávez se fuera a ninguna parte. Todxs teníamos una conexión especial con él, una conexión muy personal.

Maduro ha sido el tipo de Presidente que le da MUCHAS oportunidades y que confía MUCHO en el sector privado de nuestro país que a veces cumplen con los acuerdos y exigencias y otras veces no.

Maduro ha sido esencial para que no comenzara una guerra civil durante los tiempos de las guarimbas.

Maduro ha sido un poco más valiente al hablar públicamente sobre temas como el aborto, el matrimonio entre personas del mismo sexo y los derechos de la población no heterosexual en nuestro país. Chávez no habló mucho de esto específicamente.

 

– ¿Cuál es su opinión sobre las protestas contra lxs venezolanxs en otros países? Algunas personas afirman que solo van a estos otros países para robar trabajos.

Las protestas contra lxs venezolanxs o en contra de cualquier otra ciudadanía de personas inmigrantes son asquerosas. Muy inhumanas. Si alguien pasa al menos 1 día en Venezuela verá que aquí no odiamos a lxs inmigrantes. Venezuela ha sido un país que ha recibido muchxs inmigrantes a lo largo de la historia. Han venido de España, Italia, Portugal, Colombia, Ecuador, Perú, Argentina, Chile, Haití, Medio Oriente, entre otros.

Obviamente es una consecuencia de la propaganda bélica que los medios internacionales han forzado durante años a otros países sobre Venezuela. También es racista, muy racista, creo. Porque no veo a esas personas protestando contra la inmigración de personas más blancas, como personas de Argentina, Europa o Chile.

Es la misma mentalidad que los gobiernos europeos tienen en contra de la inmigración de personas de África o de Medio Oriente. Otro ejemplo es la actitud del Gobierno de los Estados Unidos contra lxs mexicanxs. Por ejemplo, muchas personas en Estados Unidos compran el discurso de que lxs inmigrantes que están allí para robar sus trabajos y de que lxs mexicanxs son malos, así que debemos mantenerlos por fuera. Si comparamos el discurso de la gente en esas marchas con el discurso de Trump contra lxs mexicanxs y otrxs latinoamericanxs, veremos que es el mismo o al menos muy similar. Entonces imagínate eso.

 

– ¿Cómo están las escuelas y la educación en general?

Bueno, la escuela para niñxs y adolescentes se ha visto afectada por la guerra, como todo. Así que no están recibiendo la mejor comida en el comedor y también muchxs profesorxs se han ido del país, por lo que las escuelas han tenido que lidiar con esto. Además, debido que las empresas privadas que ofrecen el transporte público han sido prácticamente inexistentes, los horarios escolares han tenido que ajustarse a esta realidad, especialmente para los estudiantes y profesores que viven lejos. Pero lxs niñxs todavía van a la escuela y lxs adolescentes también.

Yo diría que la inscripción universitaria ha disminuido después de los tiempos de guarimbas que vivimos ya que no permitían que las personas terminaran sus semestres y se graduaran, no permitían que las personas asistieran a clases. Así que mucha gente terminó abandonando.

Entonces la propaganda de guerra dirigida a lxs jóvenes ha hecho mucho daño. Con el mensaje de que no hay oportunidades para lxs jóvenes en Venezuela, que Venezuela no tiene futuro para lxs jóvenes. Esto no motiva a lxs jóvenes a inscribirse en nuestras universidades, por lo que muchxs optaron por ir a trabajar a otro país por un salario mínimo en lugar de obtener una educación universitaria de forma gratuita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *