Obstinada

Compartir es bueno...Share on Facebook1Tweet about this on Twitter

Por MaHe – 26 de Julio, 2017

Ilustrado por Pixie Feather

Venía del banco , de una de esas tardes donde una espera y espera su turno. Empieza a caer la lluvia y yo sin paragua. Nada, vamonos en la buseta. Andaba con 1 amiga y mi compañera.

Al montarnos a la buseta notamos una gran cola (mucho tráfico). La impaciencia se empieza a notar en la gente. Algunas personas prefieren bajarse del bus y caminar que tener que calarse la cola (el tráfico). Quizás debí también hacer lo mismo, pero ya había pagado pagado el pasaje y sólo habíamos rodado unas 4 cuadras. Mi amiga y yo teníamos que llegar a un sitio donde cerraban a las 5pm. Mi compañera tenía clase a las 4:30pm. Ya eran las 4:30pm. ¡Teníamos prisa!

La buseta seguía avanzando lento. Se paraba. Avananzaba lento. Se paraba. Los minutos seguían corriendo.

Hasta que por fin vemos por qué era la cola. Eran unxs 9 pendejxs bien vestidxs con ojos puyudos, sin sonrisas en la cara y con mala vibra. 4 pendejxs con 1 pancarta de “NO a la Constituyene” trancando media calle y otrxs 4 pendejxs con una bandera grande de Venezuela (por lo menos no la tenían volteada al revés) trancando la otra mitad de la calle. Así, a juro, a lo arrecho pues, sin preguntarle a nadie, sin sacar permiso en la alcaldía, sin nada más que con ganas de joder.

Trancaban la calle y no dejaban pasar a los carros cuando les daba la gana para predicar su mal, muy mal llamada “lucha por la libertad” a las personas en las busetas. Eso sí, su libertad pero violando la mía, violando mi libertad de transito CONSAGRADA EN AL ARTÍCULO 50 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Se sube a la buseta una señora, con odio y dice tal cual una evangélica (sin agraviar a las evangélicas) – Buenas tardes, me permiten un minuto. *Importante: Empiezo a botar la piedra porque ya sabía por donde venía la vaina* Salgo yo de una vez y le digo . ¡NO! Señora necesitamos pasar, vamos en camino a hacer cosas. Ella se voltea como Linda Blair en el exorcista y me dice – solo son 3 minutos. ¡NO señora, necesitamos pasar! Le vuelvo a repetir. Ella me insiste – Venezuela te necesita, ¿no tienes 3 minutos por Venezuela?. Le respondo – ¡NO! Ustedes no pueden cerrar una calle así y no dejarnos pasar. Silencio de la buseta. Mi compañera me dice – Vamos a bajarnos (con su cara de mejor vamonos antes de que nos quemen vivas porque ya delatamos que somos Chavistas). Le agarré la seña y era la movida estratégica en ese momento. Empiezo a bajarme del bus y termino diciéndole a esa señora los siguiente – ¡Deme un permiso señora! ¿Qué le pasa? ¿No le da pena? ¿Ah? ¡Jugando así con el tiempo de la gente!

Me bajé arrecha pero pendiente de cualquier movida rara por si me querían quemar “pacíficamente” por no estar de acuerdo con su tranca. Pero descargué, no me pude aguantar. Yo sé que es un peligro discutirle a las trancas terroristas opositoras, ¡pero ya me tienen obstinada de su abuso al resto de la sociedad! Verlxs ahí, con sus caras de pendejxs perdiendo el tiempo y haciéndome perder tiempo a mi.

¿Dónde está un policía cuándo una los necesita, verdad? Verga, que dictadura tan rara esta en la que vivimos, donde pueden trancar una calle cuando les da la gana, sin que tengan policías al rededor y donde OBLIGAN a las personas escuchar como se expresan libremente contra el gobierno y luego se van para su casa para mañana volver a trancar la calle de la misma manera. Sin que les pase absolutamente NADA. Y casi se me olvida, en esta dictadura tan rara en Venezuela la oposición terrorista libremente decide agredir, golpear o quemar a personas si parecen ser Chavistas, si lo son o simplemente si no están de acuerdo con sus acciones violentas.

  1. Ningún país sale de una situación mala por vías como esta. Este no es el camino a ningún lugar bueno, es la exteriorización de la tela de araña que tienen en la cabeza este grupo de personas. Hay un muy grave problema de salud mental en ese grupete, básicamente una barricada o tranca mental.

    1. Hola Vanne! Gracias por comentar. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Y lo peor es que no solamente les basta con su tranca mental sino que nos quieren IMPONER su tranca al resto de la sociedad. Eso no es ni democrático, ni cívico ni aporta para trascender la situación actual del país-sociedad. Abrazos!

  2. Tengo una duda… Como se supone que superemos una “crisis” si no trabajamos? Siempre lo he dicho y lo diré: nuestro país necesita gente echa'pa'lante, dispuesta a echarle bolas y trabajar duro para generar cambios reales… Y todos esos cambios deben venir de las bases. Muy buena tu entrada MaHe!

    1. Hola Albert! Gracias por tu comentario. Para responder a tu pregunta, no creo que se pueda hacer nada paralizando un país que intenta transformar su modelo económico. Sí, los cambios que vengan siempre de las bases y no de dueños de negocios o de monopolios. Abrazos!

  3. Toda una realidad. Creo que corriste con suerte pero se entiende totalmente tu actuar. Somos dos más que nos le revelamos y apuesto a que somos y seremos más. Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *